Citas

...que a gloria de Dios nuestro Señor no ha salido de España ni de Italia libro particular como éste para los organistas.

Tomás Luis de Victoria

Carta al cabildo de la Catedral de Jaén. 10 de Febrero de 1601.

He sido admitido con el singular favor de tu madre, augusta y cesárea emperatriz, entre los sacerdotes que le prestan atención en lo sagrado.

Tomás Luis de Victoria

Missae, 1592. Dedicatoria al príncipe cardenal Alberto.

Echo en falta la dulce conversación de los padres, y no estoy lejos de volver a esta santa ciudad y morir en ella.

Tomás Luis de Victoria

Carta a Giovanni Giovenale Ancina. 17 de Octubre de 1586.

Silencio. Del instante

lunar, la fuente brota.

¡Dios mío! Estamos muertos.

Gira el astro. Se borra

la eternidad herida,

las heridas palomas,

el cristal donde estalla

la luz que se desploma.

Todas las almas

llevan sangrando su corona.

Sin tiempo. Sin caminos.

Como un árbol sin hoja.

Como una primavera muda,

y errante y rota...

José Hierro

Acordes a Tomás Luis de Victoria, 1952

¿Aún abrirás los bosques?

¿Aún talarás las olas?

¿Alzarás las columnas

de la noche a la gloria?

¿Gotearás de estrellas

las rojas amapolas?

¿Harás brillar los peces

sobre la orilla sola?

¿Prenderás tus marfiles

en las cimas remotas?

¿Poblarás con tu lumbre

crepuscular la aurora?

¿Serás el mismo que eras,

Tomás Luis de Victoria?

¿Llevarás en la mano

la dorada limosna,

misteriosa moneda,

luna verde y redonda,

ojo donde los hombres

apacientan sus horas?

José Hierro

Acordes a Tomás Luis de Victoria, 1952

¿Estarás donde estabas,

Tomás Luis de Victoria?

¿Al pie de las vidrieras

abiertas a las olas?

El órgano de plata.

Los rosales sin rosas.

El viento galopando

por la luz misteriosa.

El amarillo otoño

besándonos la boca.

José Hierro

Acordes a Tomás Luis de Victoria, 1952

Y porque tengo propuesto de servir a Vuestra Señoría con todos los frutos de mi pequeño ingenio, envío al presente a Vuestra Señoría un libro de vísperas que yo a mi costa he hecho imprimir aquí en Roma.

Tomás Luis de Victoria

Carta al cabildo de la Catedral de Sevilla. 14 de Enero de 1582.

...quedaré obligado a servir a Vuestra Señoría con enviar las demás cosas que saque a la luz, que creo que serán para servicio de Dios nuestro Señor y también al gusto de Vuestra Señoría.

Tomás Luis de Victoria

Carta al cabildo de la Catedral de Jaén. 20 de Julio de 1593.

...suplico a vuestra merced se tenga gran cuenta con la corrección de este libro, y que la letra se ponga en su lugar.

Tomás Luis de Victoria

Nota al impresor de sus Salmos de Vísperas.

Viendo no el regalo, sino el ánimo del que lo da, favorece esta empresa, esperando en otro tiempo, si Dios me concediese una vida más larga, dones mayores.

Tomás Luis de Victoria

Officium Defunctorum, 1605. Dedicatoria a Margarita de Austria.

Desarrollo desde hace ya muchos años mi trabajo, especialmente en la música eclesiástica, a la que me veo llevado por cierto instinto natural, y según me parece entender por la opinión de los demás, de manera no desafortunada.

Tomás Luis de Victoria

Hymni totius anni, 1581. Dedicatoria al papa Gregorio XIII.

En esta corte, y en España, han agradado mis libros, y el Rey ha gustado mucho de ellos, particularmente del suyo y el del Duque de Saboya y su hija la infanta.

Tomás Luis de Victoria

Carta a Giovanni Giovenale Ancina. 17 de Octubre de 1586.

Este Oficio hice para la muerte y honras de la Emperatriz nuestra señora, que esté en el cielo; el cual por ser, a gloria de Dios, tan excelente le he enviado a todos los príncipes y prelados de la cristiandad.

Tomás Luis de Victoria

Carta a los rectores del Colegio Germánico de Roma. 1 de Febrero de 1606.

Esta obra, compuesta por un español ¿a quién se le debía con más justicia que al católico rey de las Españas, piadoso y digno del amor de Dios?

Tomás Luis de Victoria

Missarum libri duo, 1583. Dedicatoria a Felipe II.

Y aunque estos señores no den más que lo que han costado los portes y la impresión, me contentaré, pues no vivo de ello, y mi intención fue solo que se sirviesen las iglesias con mis trabajos.

Tomás Luis de Victoria

Carta al deán de la Catedral de Sigüenza. 25 de Marzo de 1588.

Si alguien buscara utilidad, nada es más útil que la música, que penetrando con suavidad en los corazones a través del mensaje de los oídos, parece servir de provecho, no sólo al alma sino también al cuerpo.

Tomás Luis de Victoria

Cantica Beata Virginis, 1581. Dedicatoria al cardenal Michelle Bonello.

De igual manera que toda la música tiene su fundamento en un cierto sonido concordante a partir de voces discordantes, consiguiendo que suene a los oídos de los reyes como algo grato y casi diría que celestial.

Tomás Luis de Victoria

Missae, magnificat, motecta, psalmi, 1600. Dedicatoria a Felipe III.

Creo agradará a Vuestra Señoría la impresión, porque aunque haya muchos cantores en esta santa iglesia, es bastante punto para todos.

Tomás Luis de Victoria

Carta al Cabildo de la Catedral de Sevilla. 14 de Enero de 1582.